18 mar. 2012

Desertosaurus nocturnis


El desertosaurus nocturnis (Lagarto del desierto nocturno) es un ankilosaurido que sobrevive en las duras condiciones del desierto del Gobi y sus bosques lindantes. Su tamaño ronda los seis metros de largo y sobrevive a los largos meses de sequía desechando poca agua en sus excrementos y saliendo por la noche para que el calor no lo agote. 

Durante el día sale solo al mediodía para absorber vitamina D del Sol y así gastar menos energía en las noches.  Sus placas son de colores más oscuros para absorber mayor energía solar. Durante el resto del día permanece enterrado o semienterrado en la arena o en una cueva. Cuando el cae el anochecer sale a alimentarse.

Debido a que en el desierto hay muy pocas plantas su dieta ha tenido que variar un poco, y para poder sobrevivir tiene que ingerir tanto materia vegetal como animal. Para ello ha desarrollado un pico fuerte para romper los huesos y fuertes muelas para resquebrajarlos. Pero no se alimenta de grandes animales, sino de pequeños lagartos, insectos o carroña.  

El color morado de su piel difumina su sombra durante la noche. Las placas son moradas y negras. La única parte de sus cuerpo que no se corresponde con los colores oscuros del cuerpo es su pico que tiene colores amarillos y rojos para atraer a las hembras y a los machos. 

La época de celo dura todo el año, todas las noches ya que son raras las veces en las que se encuentran dos ejemplares y por ello necesitan estar en celo todo el año. Cuando hay abundancia de alimentos es cuando más huevos ponen.

Durante las noches los machos salen alimentarse y si ven a una hembra empieza a mover la cabeza a los lados y hacia adelante y hacia atrás para que el color amarillo y rojo de su pico sea más visible. Cuando la hembra ve al macho se acerca a él y comienza a reproducirse. 

El apareamiento solo dura dos minutos y en ese momento el macho y la hembra se van en caminos distintos. Durante las semanas siguientes la hembra buscará hojas y ramas y comenzará a hacer su nido. Al cabo de cinco semanas pondrá de tres a siete huevos (dependiendo de la abundancia del alimento) que cuidará durante otras cinco semanas. 

Los huevos que sobrevivan las cinco semanas eclosionarán y de ellos saldrán las crías que acompañarán a la madre durante uno o dos años y aprenderán a buscar alimento y atraer pareja.

Los especímenes que viven en el desierto dedican más tiempo a las crías que los ejemplares de praderas y bosque. Además, los especímenes que nacen en bosques son de color verde y marrón y van adquireiendo su color violeta partir de la pubertad.

Es muy posible que descienda de los Gobisaurus domoculus, grandes ankylosuaridos que vivieron en Mongolia a finales del Cretácico.