26 feb. 2012

Arboreosaurus minimus


El Arboreosaurus minimus (Lagarto arbóreo pequeño) es el anquilosauio más pequeño que se conoce, no supera el tamaño de una ardilla y vive en los árboles como estas. Es muy común en todos los bosques del hemisferio norte.

Su característica más destacable es el tamaño, ya que el resto de sus parientes miden varios metros de longitud. Los dedos, tanto de las patas delanteras como las traseras, están adaptados para agarrarse con firmeza a las ramas de los árboles. Se les ve en el suelo en contadas ocasiones y prefieren vivir en árboles de hoja perenne para que están protegidos, hasta en invierno, de los depredadores.

El cuerpo está acorazado escasamente y solo es usado para protegerse de los escasos depredadores que lo pueden detectar en la copa de los árboles. La cola tiene seis púas en los macho y dos en las hembras. Son usadas para defenderse de los agresores, competir con los machos y hacer ruido al frotarlo contra las ramas y las hojas y, de este modo, atraer una hembra de los alrededores. Cuanto más ruido se haga más posibilidades habrá de que una hembra se vea atraída. Pero esto tiene un inconveniente porque hace que los depredadores también los detecten. Se alimentan de las hojas y frutos de los árboles en los que viven.

Cuando atraen a una hembra el macho la invita a que pase a su nido (que puede ser un montón de ramas secas o un agujero en el tronco del árbol). Si la hembra cree que el nido es adecuado a sus necesidades se queda, sino abandona al macho. Suelen comenzar su época de cortejo entre febrero y abril. El macho copula con la hembra y esta hecha al macho de su propio nido.

El macho se queda en los alrededores del nido porque cuando la madre y las crías se separen volverán a sus antiguos hogares o buscarán uno nuevo. La hembra permanece en cinta tres días y pone unos huevo poco más grandes que la uña del pulgar y los cuida durante veinte o treinta días. Las crías cuando nacen estas usan el proceso de la imprenta para reconocer a su madre, es decir, toman como madre al primer ser vivo que ven.


Tras dos semanas de aprendizaje para trepar por los árboles la hambre se va a dormir por última vez con las crías y para cuando ellas despiertan su madre ya no está. Para que abandonen el nido la hembra produce un olor con una glándula especial que resulta insoportable para los jóvenes y los depredadores. Las crías al oler ese olor se marchan del árbol y buscan cobijo en otro árbol. El olor permanece con ellos, una semana, de tal manera que les resulta soportable a ellos pero que los depredadores encuentran nauseabundo, por lo que tienen una semana para encontrar un árbol sin que los depredadores los ataquen. Cuando las crías abandonan el nido el macho vuelve y se impregna del olor para  evitar a los depredadores.

Un posible ancestro del Arboreosaurus podría ser el Silvisaurus condrayi, una especie de Ankylosaurido de América del norte cuyos descendientes se extendieron por Europa y Asia al cruzar el puente de Beringia en la última glaciación.




19 feb. 2012

Longipteryx dontorostris


 El Longipteryx dontorostris (Gran ala con pico dentado) es un pterosaurio volador que vive en las costas del Mediterráneo, la costa atlántica europea y del norte de África, mar Rojo y el Índico noroeste.

 Posee una envergadura alar considerable que le convierte en uno de los mayores pterosaurios del mundo occidental. Su cuerpo está cubierto casi en su totalidad por plumón, que le protege del frío. El color de su piel es azulado.

El pico tiene dientes que le ayudan a pescar. Su dieta es exclusivamente piscívora, pero la carroña es una opción para este animal. Las fosas nasales están en la parte superior del pico, casi a la altura de los ojos para poder esta más tiempo con el pico metido en el agua esperando que un pez pase.

Emigran a las islas del Atlántico y el Mediterráneo para reproducirse. Los machos se colocan en las playas para exhibir el color rojo de su pico. Para que se vea mejor mantienen el pico hacia arriba. Cuando una hembra queda impresionada por un macho esta le golpea en el pico con el suyo. Cuando el macho nota que la hembra le da en el pico este emprende el vuelo de un salto. Ambos animales emprenden un cortejo digno de ver. Los dos suben hasta una altitud de 1.000-1.500metros y se dejan caer en picado. Mientras caen se agarran de las patas traseras y caen, es como una prueba de valor. Cuando queda poco para llegar al suelo se separan y emprenden un vuelo simétrico. Por último el macho pescará un pez para la hembra y ella uno para el macho.

Tras el cortejo se van a un risco y construyen un nido a partir de ramas y hierba seca. Se aparean en el nido y a la semana la hembra pone entre dos y cinco huevos. A los dos meses los huevos eclosionan. Durante el periodo que permanecen en el nido, los huevos son calentados por ambos progenitores. En el momento en el que salen del cascarón el macho abandona a la hembra. 

Cuando nacen, las crías más rápidas en subirse a la madre sobreviven. Las crías, como mucho dos, se suben al abdomen de la madre y esta emprende un viaje de un año para criar a su progenie. La hembra sobrevuela tierra y mar buscando comida para sus crías que aprenden a volar observando el vuelo de su madre. Deben saber volar en su primer intento, sino caerán al mar o a la tierra donde serán presas fáciles. Las crías que se quedan en el nido tienen tres posibilidades; pueden morir de inanición, por un depredador o puede que una hembra estéril (vieja, primeriza o que ha tenido huevos no fértiles) los adopte, pero esta posibilidad es muy remota.

El ancestro de esta especie es desconocido, ya que todos los pterosaurios del Cretácico carecían de dientes, pero este animal los tiene ¿desciende del último pterosaurio con dientes o es que tiene ha desarrollado dientes al igual que los antepasados de sus antepasados?












12 feb. 2012

Eubalaenasaurus violaceocephalus


El Eubalaenasaurus violaceocephalus (Lagarto-ballena franca de cabeza violeta) es una especie de Mosasaurido que pertenece a una familia llamada Balaensaura, caracterizada por tener barbas en lugar de auténticos dientes y/o por tener desarrollado el órgano del melón. Vive en todos los océanos del mundo.

Tiene un color azulado claro que permite a esta titánica bestia pasar inadvertida ante sus depredadores, los cuales son pocos. Tiene unas patas delanteras casi planas que le permiten la buena locomoción en el agua, pero las patas traseras están atrofiadas. Cuando necesita recorrer grandes distancias en un periodo de tiempo corto pega sus aletas al cuerpo y se impulsa con la cola. El color violeta de la cabeza y la espalda es usado como camuflaje, ya que si se ve desde arriba este animal desaparece en los tonos del océano.

La boca está desarrollada para poder capturar todo el alimento que pueda. Se alimenta de plancton y krill. Las mandíbulas no están unidas y esto le permite desencajarlas como las serpientes. De este modo aumenta el tamaño de la boca y permite la entrada de mayor alimento. Cuando come abre la boca y atrapa a su alimento, las barbas impiden que el plancton o el krill huyan pero el agua sale por ellas. El agua que se queda en la boca es expulsada por las fosas nasales que no están unidas al sistema respiratorio (en ninguna especie perteneciente a esta familia). Esto ofrece una gran ventaja a la hora de comer pero hace que el animal tenga que sacar la boca para respirar.

El órgano del melón no es usado para la búsqueda de alimento sino para un único propósito, la cópula. Todos los años los ejemplares que están en celo van a aguas frías para aparearse. Los machos utilizan el melón para producir ultrasonidos que hacen vibrar una zona adiposa situada en la pelvis de las hembras. Dependiendo de la intensidad, duración, volumen y velocidad de las ondas la hembra se siente atraída, o por el contrario, rechaza al macho.

Cuando un macho consigue atraer a la hembra se agarra a ella con las patas delanteras y las traseras (esta es su única función) y comienza la cópula. La hembra, después de aparearse comienza una migración a lo largo de todo el mundo que dura tres años. Al año de aparearse esta especie pare a una o dos crías que permanecen con la madre dos años. El periodo en el que la hembra está con sus crías suele coincidir con el tiempo necesario para llegar a aguas de apareamiento. Es decir, la madre parte de un sitio, al año pare a su(s) cría(s) que permanecen con ella dos años. Cuando se separan ya se encuentran todos en celo y se encuentran en aguas de reproducción. 
Las crías se alimentan desde que nacen de plancton y krill, ya que al no ser mamíferos no se alimentan de leche materna. Las crías permanecen dos años con la madre y cuando la abandonan ya se encuentran sexualmente activos.

Todas las especies de la familia Balaenasaura descienden del género Globidens.



5 feb. 2012

Spinoconchlia octocbracchium


El Spinoconchlia octocbracchium (Caracola o concha espinosa de ocho brazos) es una especie de molusco cefalópodo cercano a las Amonitas. Vive en las costas y arrecifes de la ecozona australiana o Australasia.

Posee un color azulado que le permite camuflarse con el azul del océano. Todo su cuerpo posee este color, salvo sus tentáculos más largos que son verdes a rayas, las franjas más claras son bioluminiscentes y cuando bajan a mayor profundidad se nota mejor este brillo. Además, la forma en espiral de la concha le ayuda a soportar grandes presiones. Esta capacidad de emitir brillo es usada para atraer hembras o presas e intimidar depredadores y machos rivales.

Su boca es un pico calloso similar al de los loros que se encuentra en la mayoría de los cefalópdos. Cuando ve una presa la persigue usando su sifón. Es una de las pocas especies que posee un sifón retráctil. Cuando alcanza a su víctima la agarra con sus dos brazos mayores y con los otros seis la llevan hasta el pico que destrozará, literalmente, a la presa. Normalmente se alimenta de pequeños peces, crustáceos y otros cefalópodos pero en época de escasez se alimenta de sus congéneres.

Los pinchos de su concha hace que este animal sea un plato poco apetecible para la mayoría de los depredadores, pero por si esto no funcionase el animal emite una nube de tinta que distrae al depredador. Esta tinta es tóxica en los jóvenes que necesitan más protección que los adultos. Sus conchas están llenas de sacos de aire y agua que les permiten controlar la profundidad a la que quieren ir. Suelen vivir en aguas superficiales y solo van a agua abisales para reproducirse y cuando son jóvenes.

La época de reproducción se da en época de tormentas cuando todos los Spinoconchlias van a aguas más profundas para huir de las violentas olas. Mientras permanecen en agua abisales los machos comienzan una exhibición que dura de dos a siete días en la cual muestran sus tentáculos fluorescentes. La hembra escoge al macho con los brazos más brillantes. Buscan un agujero o cueva en las rocas donde se aparearan. Tras aparearse el macho pierde uno de sus tentáculos (el que poseía el esperma) por lo que no podrá volver a reproducirse.

La hembra desova en su nido y permanece con las huevas tres semanas. En este intervalo de tiempo la hembra no se alimenta y muere en el momento que las crías nacen. Las crías, que apenas miden unos milímetros, se van en grupo hacia aguas profundas hasta que alcanzan los 5cm de diámetro, a partir de ahí van subiendo progresivamente a la superficie hasta que son totalmente adultos y viven prácticamente en la superficie. Esta transición de aguas profundas a más superficiales dura de 9 a 13 meses.

Lo más provable es que sus ancestros fueran los Mammites, una clase de Amonita.