5 feb. 2012

Spinoconchlia octocbracchium


El Spinoconchlia octocbracchium (Caracola o concha espinosa de ocho brazos) es una especie de molusco cefalópodo cercano a las Amonitas. Vive en las costas y arrecifes de la ecozona australiana o Australasia.

Posee un color azulado que le permite camuflarse con el azul del océano. Todo su cuerpo posee este color, salvo sus tentáculos más largos que son verdes a rayas, las franjas más claras son bioluminiscentes y cuando bajan a mayor profundidad se nota mejor este brillo. Además, la forma en espiral de la concha le ayuda a soportar grandes presiones. Esta capacidad de emitir brillo es usada para atraer hembras o presas e intimidar depredadores y machos rivales.

Su boca es un pico calloso similar al de los loros que se encuentra en la mayoría de los cefalópdos. Cuando ve una presa la persigue usando su sifón. Es una de las pocas especies que posee un sifón retráctil. Cuando alcanza a su víctima la agarra con sus dos brazos mayores y con los otros seis la llevan hasta el pico que destrozará, literalmente, a la presa. Normalmente se alimenta de pequeños peces, crustáceos y otros cefalópodos pero en época de escasez se alimenta de sus congéneres.

Los pinchos de su concha hace que este animal sea un plato poco apetecible para la mayoría de los depredadores, pero por si esto no funcionase el animal emite una nube de tinta que distrae al depredador. Esta tinta es tóxica en los jóvenes que necesitan más protección que los adultos. Sus conchas están llenas de sacos de aire y agua que les permiten controlar la profundidad a la que quieren ir. Suelen vivir en aguas superficiales y solo van a agua abisales para reproducirse y cuando son jóvenes.

La época de reproducción se da en época de tormentas cuando todos los Spinoconchlias van a aguas más profundas para huir de las violentas olas. Mientras permanecen en agua abisales los machos comienzan una exhibición que dura de dos a siete días en la cual muestran sus tentáculos fluorescentes. La hembra escoge al macho con los brazos más brillantes. Buscan un agujero o cueva en las rocas donde se aparearan. Tras aparearse el macho pierde uno de sus tentáculos (el que poseía el esperma) por lo que no podrá volver a reproducirse.

La hembra desova en su nido y permanece con las huevas tres semanas. En este intervalo de tiempo la hembra no se alimenta y muere en el momento que las crías nacen. Las crías, que apenas miden unos milímetros, se van en grupo hacia aguas profundas hasta que alcanzan los 5cm de diámetro, a partir de ahí van subiendo progresivamente a la superficie hasta que son totalmente adultos y viven prácticamente en la superficie. Esta transición de aguas profundas a más superficiales dura de 9 a 13 meses.

Lo más provable es que sus ancestros fueran los Mammites, una clase de Amonita. 




2 comentarios:

  1. Hola! Gracias por mencionarme en tu blog. Me alegra mucho ver a gente que le encanten estos proyectos de evolucion especulativa tanto futuristas, alternativos como el tuyo y el mio o xenobiologico. Estare visitando tu blog y mucha suerte! Me has impresionado compañero!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! Significa mucho para mi que te guste mi trabajo.

    ResponderEliminar