12 feb. 2012

Eubalaenasaurus violaceocephalus


El Eubalaenasaurus violaceocephalus (Lagarto-ballena franca de cabeza violeta) es una especie de Mosasaurido que pertenece a una familia llamada Balaensaura, caracterizada por tener barbas en lugar de auténticos dientes y/o por tener desarrollado el órgano del melón. Vive en todos los océanos del mundo.

Tiene un color azulado claro que permite a esta titánica bestia pasar inadvertida ante sus depredadores, los cuales son pocos. Tiene unas patas delanteras casi planas que le permiten la buena locomoción en el agua, pero las patas traseras están atrofiadas. Cuando necesita recorrer grandes distancias en un periodo de tiempo corto pega sus aletas al cuerpo y se impulsa con la cola. El color violeta de la cabeza y la espalda es usado como camuflaje, ya que si se ve desde arriba este animal desaparece en los tonos del océano.

La boca está desarrollada para poder capturar todo el alimento que pueda. Se alimenta de plancton y krill. Las mandíbulas no están unidas y esto le permite desencajarlas como las serpientes. De este modo aumenta el tamaño de la boca y permite la entrada de mayor alimento. Cuando come abre la boca y atrapa a su alimento, las barbas impiden que el plancton o el krill huyan pero el agua sale por ellas. El agua que se queda en la boca es expulsada por las fosas nasales que no están unidas al sistema respiratorio (en ninguna especie perteneciente a esta familia). Esto ofrece una gran ventaja a la hora de comer pero hace que el animal tenga que sacar la boca para respirar.

El órgano del melón no es usado para la búsqueda de alimento sino para un único propósito, la cópula. Todos los años los ejemplares que están en celo van a aguas frías para aparearse. Los machos utilizan el melón para producir ultrasonidos que hacen vibrar una zona adiposa situada en la pelvis de las hembras. Dependiendo de la intensidad, duración, volumen y velocidad de las ondas la hembra se siente atraída, o por el contrario, rechaza al macho.

Cuando un macho consigue atraer a la hembra se agarra a ella con las patas delanteras y las traseras (esta es su única función) y comienza la cópula. La hembra, después de aparearse comienza una migración a lo largo de todo el mundo que dura tres años. Al año de aparearse esta especie pare a una o dos crías que permanecen con la madre dos años. El periodo en el que la hembra está con sus crías suele coincidir con el tiempo necesario para llegar a aguas de apareamiento. Es decir, la madre parte de un sitio, al año pare a su(s) cría(s) que permanecen con ella dos años. Cuando se separan ya se encuentran todos en celo y se encuentran en aguas de reproducción. 
Las crías se alimentan desde que nacen de plancton y krill, ya que al no ser mamíferos no se alimentan de leche materna. Las crías permanecen dos años con la madre y cuando la abandonan ya se encuentran sexualmente activos.

Todas las especies de la familia Balaenasaura descienden del género Globidens.



No hay comentarios:

Publicar un comentario