29 ene. 2012

Cervosaurus aceronte


El Cervosaurus aceronte  (Lagarto ciervo sin cuernos) es una especie de Hadrosaurio que vive en Norteamérica, concretamente en lo que hoy sería Canadá. 

Su color azulado le permite camuflarse mejor cuando huye de sus depredadores y se mete en río y lagos. Además, al ser un color uniforme le permite formar, a ojos de sus depredadores, una gigantesca masa azul con el resto de los miembros de su manada. Sus patas se han adaptado para poder vivir en praderas pantanosas y humedales. Sus cascos tienen una almohadilla que les impide hundirse en el barro. Su cuerpo esta parcialmente cubierto de pelo que le protege de las frías temperaturas nocturnas y al crudo invierno.

Su boca es un pico córneo que le ayuda a arrancar mejor las hojas de los pinos y abetos de los que se alimenta. La zona donde vive se cubre de nieve en invierno por lo que la hierba queda cubierta pero los robles y abetos que al ser de hoja perenne tienen hojas todo el año y, al ser altos, dejan al descubierto toda la copa del árbol en invierno. Esta adaptación le permite alimentarse todo el año, mientras otros herbívoros se quedan casi sin alimento.

La cresta que le recubre el lomo está presente en machos y hembras. Esta cresta cubre una triple función, al estar llena de vasos sanguíneos puede absorber el calor del sol o expulsar el calor corporal. Otra función que cubre es la intimidatoria, los vasos sanguíneos dan un color rojizo a las placas que intimidan a los depredadores o a los machos en la época de apareamiento. Las hembras, por lo general, tienen una coloración más apagada que la de los machos.

Durante la época de reproducción los machos compiten por las hembras exhibiendo sus crestas. Los machos jóvenes suelen dejar paso a los más viejos que presentan coloraciones más vivas. En el caso de que ninguno de los machos se retire da comienzo a una pelea en la que los machos empiezan a golpearse con los cascos o a infringirse heridas con los pulgares de las patas delanteras. Afortunadamente ningún animal suele morir en estas peleas. 

Cuando por fin gana un macho este elige a una de las hembras y en extrañas ocasiones dos. Pero esto no quiere decir que ya se proceda a la cópula. El macho debe entonar una melodía para seducir a la hembra. La melodía es producida por unos sacos de aire elásticos en la nariz que le permiten producir un limitado número de sonidos. 

La hembra, después de aparearse, se va con un grupo de hembras preñadas con las que permanece tres meses (periodo de gestación de los huevos) y crea un nido con ramas y piedras en el lugar donde la madre nació. Todas las hembras que nacieron en un mismo sitio colocan sus huevos juntos y los vigilan los dos meses que dura la incubación.

Las crías permanecen dos años con las madres y vuelven con ellas a la manada de la que proceden sus progenitores. Las crías alcanzan la madurez sexual a los tres años (los machos) y a los dos (las hembras). 

Son vulnerables desde que nacen a la gran cantidad de depredadores de su entorno, por suerte las crías aprenden a nadar. La mayoría de depredadores no persiguen a sus presas en el agua. La nariz se encuentra casi a la altura de los ojos, lo que le permite permanecer más tiempo en el agua.

Es muy posible que sus ancestros fueran los Brachylophosaurus canadensis. Su nombre, Cervosaurus aceronte, que significa lagarto ciervo sin cuernos viene dado porque son el equivalente a los ciervos, siendo estos una pieza clave en la cadena trófica de su hábitat, pero sin cuernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario